Por carretera, 2009, parte 2: Recorriendo Las Vegas

Lunes 24 de agosto de 2009, 7:30 a. m.

La idea nunca fue quedarnos a apostar. Queríamos buscar los shows que fueran gratuitos o ver si había algo barato que ver. Eso sí, recorrer los lugares. Yo era el único que no había ido a Las Vegas.

Pasamos por el New York-New York y el París, con réplicas menores pero aún imponentes:

New York-New York.

New York-New York.

Mini Torre Eiffel, París Las Vegas.

Mini Torre Eiffel, París Las Vegas

Todos los lugares llamando la atención con respectivos y muy buenos adornos. Yo me quedé con ganas de entrar al M&M World.

M&M World, Las Vegas.

M&M World, Las Vegas.

Botella de Coca-Cola.

Botella de Coca-Cola.

Hard Rock Cafe, Las Vegas.

Hard Rock Cafe, Las Vegas.

Y así nos fuimos, recorriendo, primero en carro.

Recorriendo Las Vegas en carro.

Recorriendo Las Vegas en carro.

Edú y Richard estaban muy cansados por la manejada, pero el check-in en los hoteles era hasta las 3:00 p. m., así que seguimos recorriendo.

Luxor, Monte Carlo y Mandalay Bay:

Luxor, Las Vegas.

Luxor, Las Vegas.

Monte Carlo, Las Vegas.

Monte Carlo, Las Vegas.

Mandalay Bay, Las Vegas.

Mandalay Bay, Las Vegas.

Pasamos a un Carl’s Jr. a desayunar nuestra primera de muchas dosis de comida rápida.

El Stratosphere habla por sí mismo. En la punta están esta atracción, estilo “sillas voladoras”:

Stratosphere, visto desde el hotel.

Stratosphere, visto desde el hotel.

Damn...

Damn...

Entramos al Bellagio, donde tienen unas fuentes de agua. En algunas de las fuentes, las aguas están puestas para que los chorros agua choquen.

Fuentes del Bellagio.

Fuentes del Bellagio.

Más fuentes, Bellagio.

Más fuentes, Bellagio.

Y lo inevitable: ver cómo se ve el agua cuando la interrumpes con los dedos (por cierto, salpicas al que va pasando por debajo del pasillo):

Capturando un chorro en el aire.

Capturando un chorro en el aire.

Y esta bola de agua fue motivo de análisis científico: que si eran dos copas con el agua subiendo por una y bajando por otra, que si el agua bajaba por dentro o por fuera…

Bola de agua, Bellagio.

Bola de agua, Bellagio.

Bola de agua, Bellagio.

Bola de agua, Bellagio.

Después de un riguroso análisis científico de observación y experimentación…

Sí, cae por fuera. (Foto: Richard)

Sí, cae por fuera. (Foto: Richard)

La verdad verificable. (Foto: Chelita)

La verdad verificable. (Foto: Chelita)

Llegamos a la conclusión: es una especie de copa que está llena de agua por dentro y el agua baja por fuera. Big deal.

La decepción del Bellagio: el show de las aguas del Bellagio’s no salió a la hora que supuestamente estaría.

De ahí nos brincamos al Caesars Palace, que te recibe con unas bonitas estatuas.

En el Caesars Palace.

En el Caesars Palace.

Yo había visto los Valet Parking, pero los Valet Restrooms, no…

Forum shops, Valet Restrooms...

Forum shops, Valet Restrooms...

La decepción del Caesars Palace: el show de las estatuas se había cancelado para esa hora. Realmente Las Vegas, en cuanto a sus shows gratuitos, me dejó decepcionado.

Foto grupal!

Todos en el Caesars Palace.

Todos en el Caesars Palace.

Seguimos caminando, pasamos por el París…

En la fuente del Paris Las Vegas.

En la fuente del Paris Las Vegas.

Después nos fuimos al Sahara a hospedarnos y dormir un rato, sobre todo por los que manejaron por la noche y no habían dormido nada.

ZZzzz…

Había que cenar, y vimos que el buffet del Sahara estaba a mitad de precio si sacabas una tarjeta del casino. Total, era gratis…

Nah, ni valió la pena. Ni con el descuento se me hizo bueno el buffet: el lugar estaba descuidado; una bebida supo a jabón; el pollo tenía “cebo”, “gordo”, o como se llame eso que al morder te rebota como liga y que su sola presencia da asco. Pero lo peor es que como no puedes comerla, tienes que buscar la manera más discreta de regresar ese pedazo mordido de pseudopollo delante de los demás. No importa que quede en familia, es algo que no es agradable de hacer… ni de ver.

Los postres no estaban tan jodidos. Lo que más recuerdo fue que al final quería probar todos los postres para ver cuál era el mejor, así que me traje cuatro pastelitos. —¿Todo eso te vas a comer? Pero creo que Chelita también quería probarlos, porque llegó con siete pastelitos.

Siete postres en el buffet del Sahara.

Siete postres en el buffet del Sahara.

Total. Terminamos y nos fuimos a recorrer Las Vegas por la noche y es como ver una ciudad distinta.

La Gran Botella, pero de noche.

La Gran Botella, pero de noche.

Todos en en el Excalibur.

Todos en en el Excalibur.

New York-New York, Las Vegas, de noche.

New York-New York, Las Vegas, de noche.

Paris Las Vegas, de noche.

Paris Las Vegas, de noche.

Esperando el carro en Rio.

Esperando el carro en Rio.

Y con tanta gente, batallamos para regresar al Sahara, pero llegamos.

Ahí nos quedamos a dormir.

Ahí nos quedamos a dormir.

ZZzzz…

Al siguiente día, todos en la panel para salir rumbo a la presa Hoover y al Gran Cañón.

Listos para la presa Hoover. ¡Vámonos!

Listos para la presa Hoover. ¡Vámonos!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *